Las partes del gallo

Para la elaboración de las moscas ahogadas se utilizan las plumas del riñón del gallo. Próximas a las plumas de riñonada se encuentran las de la colgadera, que son de calidad inferior.

Doce plumas es lo que se denomina mazo. El numero de mazos que se obtienen de un gallo varía según la edad del mismo. A partir del cuarto año tienen menos cantidad de plumas. También depende la cantidad de pluma que da un gallo de la época en que se pele (en primavera se pican mucho y la mayoría de las plumas se estropean). En general los gallos pueden dar, en las mejores condiciones, 6 o 7 mazos de riñonada y 3 o 4 de colgadera.









La primera pela se les hace cuando tienen 6 meses; a esto se le llama limpia. La calidad de la pluma se selecciona por la obra que tenga la pluma, el brillo, la finura, la textura y el calado de todas estas características en el revés de la misma. La óptima calidad de la pluma se obtiene cuando el gallo tiene entre 2 y 3 años.


El proceso

Para pelar el gallo el artesano ata las patas al gallo, se sienta y le sujeta las patas entre las piernas. Con la mano derecha se cogen las plumas de una en una, mientras que con la yema de un dedo de la mano izquierda se presiona la base de la pluma para de esta manera no dañarles.












Despues de hacerle la pela al gallo se le unta la zona pelada con aceite de oliva mezclada con ceniza de nogal. Ellos mismos despues se tapan la zona pelada con las alas. Las pelas se suelen realizar en luna menguante y cada dos meses y medio.


© Jose María Gonzalez. 2003
Tfno. 636 64 25 37 (a partir de las 15:30 h.)
chema@gallosdelacandana.com

Webmaster: Ricardo Sánchez
fario13@eresmas.com

Fotografías: Ignacio Linares